Una historia del mundo en miniatura

Las cifras que nos informan sobre las características de la población del planeta se mueven en los cientos de miles o millones, lo que complica hacerse una idea de sus magnitudes relativas. Para acercar las proporciones a nuestra experiencia, hemos imaginado cómo estaría compuesto el mundo si sólo viviésemos en él cien personas. Basándonos en las estadísticas reales que ofrecen instituciones como Naciones Unidas, el Wordwatch Institute, la OMS o USAid.

Si pudiéramos reducir la población de la tierra a una aldea de 100 habitantes, manteniendo las actuales proporciones, resultaría algo así:

Habría: 57 asiáticos
21 europeos
14 americanos
8 africanos

De éstos, 52 sería numeres
48 serían hombres
30 serían blancos
70 no serían blancos
30 serían cristianos
70 no serían cristianos
89 serían heterosexuales
11 serían homosexuales

6 personas poseerían el 59% de toda la riqueza y 6 serían norteamericanos.

De los 100, 80 vivirían en condiciones infrahumanas
70 serían incapaces de leer
50 sufrirían desnutrición.
1 estaría apunto de morir
1 estaría a punto de nacer
1 tendría estudios universitarios
1 tendría ordenador

Si tienes comida en la nevera, ropa en el armario y un techo bajo el que dormir, eres más rico que el 75% de la población.
Si guardas dinero en el banco y en tu cartera y tienes algunas monedas en la mesilla, estás entre el 8% más rico.

La química del amor

¿Por qué siento esto tan fuerte por esta persona? Nunca me había pasado.

Al comienzo todo era maravilloso, ahora no se que ha pasado pero todo ha cambiado.

No puedo estar sin ella, es como.. una droga.

Me ha roto el corazón

Investigaciones realizadas en la Universidad College de Londres, demuestran mediante captación de imágenes de cerebros enamorados, que ante la visión del ser amado no sólo se activan algunas zonas del cerebro que también responden al estímulo de algunas drogas produciendo sensaciones de euforia, sino que las áreas encargadas de realizar juicios sociales y de someter al prójimo a valoración, se inactivan, volviéndose ‘ciegos’ de amor.

Tendemos a elegir el olor de quieres tienen un sistema inmunológico distinto, y antes de que una persona se fije en otra, ya ha construido un mapa mental o molde completo de circuitos cerebrales que determinan lo que hará que se enamore de una persona y no de otra.

El enamoramiento pasa por distintas etapas, en la primera intervienen más los ojos del hombre, los oídos de la mujer y el olfato en ambos, donde las feromonas juegan un papel importante en la atracción. Después del orgasmo, el sistema límbico del cerebro libera la hormona oxitocina, que ayuda a forjar lazos permanentes entre amantes. Cuando se combina con estrógenos, hormonas femeninas, la mujer se siente más cariñosa y conversadora, pero cuando se mezcla con hormonas masculinas como la testosterona, puede provocarle a él una necesidad incontenible de dormir. Esto explica muchas cosas…

Desde la bioquímica, el enamoramiento se explica por la intervención de hormonas como la dopamina, un neurotransmisor y una hormona que se asocia con un sistema de recompensa y placer en el cerebro. El enamorado actúa extraño, pierde el juicio, todo le parece perfecto, se le altera el sueño, la atención, no hace lo que se le recomienda, etc. A este proceso se le suma la sustancia la reducción del neurotransmisor serotonina, que hace que la persona tenga pensamientos y conductas obsesivas por el otro.

No os parecerán datos muy románticos, y quizás os hayáis desencantado, pero no deja de ser parte de nuestra naturaleza, y ahora comprenderéis más aspectos de este extraño fenómeno.

Ampliaremos datos en siguientes entradas del blog.

 

images